Prospectiva 2009

stanford

Indagando un poco en la Web, interesado en las buenas nuevas que este año nos planteará la Tecnología, estoy haciendo una recopilación de los indicios acerca de una prospectiva tecnologíca para el 2009, los planteamientos de este post son elaborados por Stanford una alma mater de mentes brillantes. En las aulas de esta Universidad estuvieron personalidades exitosas como Bill Hewlett y Dave Packard (fundadores de Hewlett-Pachard) o Jerry Yang y David Filo (fundadores de Yahoo!), un equipo de investigadores han definido algunas tendencias que se verán en los próximos 10 años.

La web profunda
¿Qué conocemos a través de internet? Si se trata de buscar conocimiento, los expertos dicen que la información a la que tenemos acceso cotidianamente es ínfima en comparación con el potencial.
Jennifer Widom, especialista en sistemas de recuperación de datos de Stanford, dice que la información contenida en esa red invisible, o web profunda, es 550 veces mayor que la web superficial.
Es decir, cuando buscamos algo en la red, los servicios convencionales (como Google, Yahoo o MSN) se dedican a rastrear en la cáscara del acervo universal, soslayando cientos y cientos de capas de contenidos. Lo peor es que la diferencia entre lo disponible y el potencial de datos digitalizados, se agranda minuto a minuto.
Pero con base en protocolos y mejores formas de comunicación entre las diversas plataformas informáticas, Widom predice que en 10 años esa web profunda estará disponible para todos los usuarios de internet. Eso incluirá las bases de datos empresariales y académicas que tengan acervos digitalizados.

¿Qué se espera en el futuro?
Widom predice que en 2016, la información de las bases de datos se manejará automáticamente, o la información se gestionará a través de outsourcing en países del Tercer Mundo.
Esto es, habrá enormes granjas de servidores instaladas en países como India, China, México, Bulgaria o Tailandia, atendidas por ingenieros locales. La industria del manejo de datos por medio de subcontratación a la fecha, dice Euromonitor, se calcula en 2,080 MDD.
Según Widom, el reto ahora es que la industria de las tecnologías de información, tienen que crear lenguajes y protocolos que permitan el diálogo entre las bases de datos existentes (y venideras) en el ciberespacio

Biología computacional
¿Se puede saber cómo funcionan las células o cómo las neuronas interactúan entre sí? Saber eso es parte de las metas de Daphne Koller, profesora de cibernética en Stanford, quien cree que para 2016 se podrá comenzar a contestar esas preguntas.
Ganadora de un estipendio de 500,000 dólares de la Fundación MacArthur, Koller y un grupo de estudio usan modelos computacionales para analizar los procesos biológicos de la célula. Koller dice que en 10 años ya se tendrá un mapa básico que explique los mecanismos de comunicación dentro de una célula.

Las aplicaciones de ese conocimiento serían increíbles. Un ejemplo consiste en ubicar un monitor en la casa de un anciano enfermo que podría ‘sentir’ el padrón de movimientos del paciente. Si hay algo fuera de lo normal (que no haya comido o que no se levante de su cama), el monitor puede detectar esa irregularidad.

Otro proyecto es el desarrollo de métodos informáticos para representar la razón y el conocimiento. Con ello, se sabría cómo funcionan las neuronas y cuál es su papel en el proceso del pensamiento.

Las aplicaciones tienen como límite la imaginación. No está lejano el día en que la computadora anticipe lo que el usuario quiere hacer en determinado momento. Así, se liberaría el uso de la máquina: la PC sería sólo un concepto y no una herramienta de trabajo. De acuerdo a esta predicción, los teclados, el mouse, la interfaz hombre-máquina, como los conocemos actualmente, cambiarán.

Empresas como IBM comienzan a sacar jugo de lo que denomina Compu-Bio. Una previsión, derivada del conocimiento actual del genoma humano, será que las medicinas del futuro se elaborarán por terminales computarizadas que funcionarán con los datos emitidos por los pacientes.
No sería nada extraño que se pudiera hacer de forma remota, con un escaneo del cuerpo del paciente enviado por internet, y con un tratamiento basado en mensajes electrónicos dirigidos a determinada parte de su cuerpo.

Publicado con El navegador Flock

Deja un comentario

Archivado bajo Tecnología variada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s